¿Sabías que existe una terapia con caballos para mejorar la calidad de vida de personas discapacitadas? Pues sí. Se llama equinoterapia. Consiste básicamente en el uso de los caballos para realizar terapia complementaria tanto a nivel físico como psicológico.

Como decimos, son muchos los campos en los que puede intervenir la equinoterapia o hipoterapia. A nivel cognitivo podemos encontrar mejoras en la atención y concentración. A nivel motor, esta terapia con caballos es positiva para mejorar la musculatura, así como el ritmo y el equilibrio. También comprobamos cómo es posible trabajar a nivel sensorial con la equinoterapia.

Es importante apuntar que la terapia con caballos no está específicamente destinada a un tipo de discapacidad concreta. Encontramos que este método proporciona mejoras a prácticamente la totalidad de las diversidades funcionales. Si nos centramos en aquellas personas que cuentan con alguna discapacidad motora, el trabajo con el caballo es vital. El movimiento del animal produce sensaciones muy similares a las que sentimos nosotros al caminar. Además, ese movimiento unido al calor del caballo hace que nuestros músculos de una forma u otra se “reactiven”. Ocurre con esta actividad que nuestro cerebro recibe los mismos estímulos que cuando estamos caminando debido a que el andar del caballo produce vibraciones que se transmiten a la médula.

Reporta beneficios a personas que sufren lesiones medulares,

esclerosis múltiple, espina bífida, distrofia muscular, ceguera,

sordera o amputación de miembros.

Sin duda, no podemos pensar que enfermedades como la esclerosis múltiple, las lesiones medulares o la espina bífida se tratan únicamente con la equinoterapia. Esta es una terapia, como antes hemos apuntado, complementaria. Y no solo enfermedades físicas, personas con autismo, parálisis cerebral o con síndrome de Down encuentran en la hipoterapia una ayuda esencial. 

Los caballos cuentan con un entrenamiento especial

Los caballos que forman parte de esta actividad han sido entrenados especialmente. Son animales que obedecen órdenes y reaccionan ante ruidos, sustos o movimientos. Además, en casi en la práctica totalidad de las sesiones, el caballo va acompañado por un profesional. Bien puede ser un fisioterapeuta o un psicólogo. 

Así que ya sabes, no lo dudes y si quieres mejorar tu calidad de vida, apúntate a la equinoterapia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies