¿Sabes lo que son las enfermedades renales? ¿Sabías que este tipo de enfermedades ha aumentado en España un 20% en la última década?

Nos referimos, como a lo mejor ya sabías, a las enfermedades que afectan a nuestros riñones. En nuestro país hay más de 5 millones de personas con enfermedades renales que ni siquiera lo saben. Hoy queremos hablarte de estas enfermedades y su relación con el sobre peso.

Y es que la obesidad duplica las posibilidades de padecer alguna de estas enfermedades que afectan a los riñones. El sobre peso puede hacernos tener una tensión alta, algo que va a afectar directamente a los riñones. Cuando nuestro cuerpo está sometido a soportar más peso del normal, todos los órganos sufren. Son los riñones uno de estos órganos que más perjudicados se ven.

El problema del comienzo de la enfermedad renal es que no da síntomas. Con un diagnóstico a tiempo podríamos evitar que esos riñones se vayan dañando poco a poco hasta provocar un fallo renal. Si esto último ocurre solo hay dos salidas: diálisis o trasplante. Así que lo mejor es prevenir. 

¿Cómo funcionan nuestros riñones?

Partamos de la base. Tenemos dos riñones y están situados a ambos lados de la columna vertebral. Son los encargados de depurar nuestra sangre. En este proceso el agua es un elemento fundamental. Los riñones necesitan de agua para formar la orina (desechos que resultan de limpiar la sangre en los riñones). Así que podemos decir que los riñones necesitan al día para trabajar algo más de medio vaso de agua.

Uno de los primeros síntomas de que el riñón no funciona es que su filtro no funciona. Esto hace que se escapen sustancias que no deberíamos perder. Esto sería una primera fase de la enfermedad renal. El verdadero problema llega cuando los riñones no hacen su función principal. Esta es vaciar nuestra sangre de sustancias que en exceso son tóxicas. Así, en la fase final de la enfermedad renal el riñón es incapaz de limpiar la sangre. Aquí aparecen los síntomas.

Bueno, ¿qué podemos hacer por lo tanto? Cuidar nuestros

riñones desde el principio. Y es que hay un momento en la

enfermedad renal que es irreversible. 

Los primero que notamos suele ser cansancio, falta de energía o falta de apetito. Es evidente que el exceso de peso no es bueno para absolutamente nada. Pero mucho menos para nuestros riñones. ¡Lucha desde ya contra las enfermedades renales!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies