Todos sabemos dos cosas: que el salmorejo está riquísimo en verano (y en cualquier época del año) y que es sano sano sano para la salud. Pero ahora lo dice también el Instituto de Obesidad. El IOB ha resaltado los beneficios que aporta este plato cordobés a la salud por ser nutritivo y bajo en calorías. Un plato estupendo máxime cuando más de la mitad de la población de nuestro país sufre algún trastorno relacionado con el sobrepeso.

El IOB valora esta receta por ser rica en fibra vegetal, lo que favorece la digestión, en vitamina C, licopeno y vitamina E, debido al aceite de oliva. Éste proporciona, a su vez, un excelente perfil de ácidos grasos cardiosaludables.

Luego está el ajo. Este alimento es vasodilatador, lo cual viene genial para la circulación. Pero si sumamos jamón (algo muy recomendable) estaremos obteniendo hierro, proteínas y vitamina B12.

Casi todas las comidas que consumimos se encuentran cocinadas, pero este no es el caso del salmorejo, el cual se consume “crudo”. Esto hace que se ingieran todas las encimas de los vegetales en estado vivo, manteniendo intactas las propiedades nutritivas de los tomates, vitaminas y minerales, al no necesitar calor para procesarlas.

Sencilllo, saludable, rico y bajo en precio, características perfectas para una alimentación. Además, consumido como debe ser, fresquito, nos ayuda a soportar mejor estas temperaturas estivales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies